Nike contraataca con dos nuevos modelos de las prohibidas Alphafly a días de que World Athletics estableciera un límite al calzado,

Nike contraataca. Cinco días después de que World Athletics estableciera un nuevo reglamento para restringir sus zapatillas ‘mágicas’, las Alphafly que Eliud Kipchoge utilizó en Austria para bajar por primera vez de las dos horas en un maratón, la empresa estadounidense sacará al mercado dos nuevos modelos para carretera: las Alphafly Next y Tempo Next. Dos calzados, presentados en Nueva York, que vienen a ser una mezcla entre las Alphafly vetadas y las Vaporfly (también controvertidas) aceptadas. Nike responde en un claro desafío a la federación. Presumiblemente, los nuevos diseños de la firma estarán en los Juegos Olímpicos. La nueva normativa, recientemente validada, estipula que cualquier nueva zapatilla que quiera ser de la partida en la cita olímpica tendrá que ser admitida y comercializada antes del 30 de abril. En este sentido, Nike tiene previsto lanzarlas al mercado único pronto (se rumorea que a finales de febrero).

Las nuevas Alphafly presentan una sola placa de fibra de carbono (y no tres), más cantidad de la revolucionaria espuma ZoomX (no supera los 40mm de grosor, el máximo permitido por Word Athletics) y dos cámaras de aire delanteras similares a la que empleó el keniata en su desafío contra el crono para mejorar la amortiguación y la economía de carrera.

Así las cosas, Nike juega al límite de la legalidad, pero la respeta. Pese a todo, la polémica está servida. El revestimiento, un nuevo tejido conocido Atomknit que proporciona mayor confort. “Los revolucionarios estudios de investigación que dieron lugar a la Vaporfly original despertaron una nueva forma de pensar en las zapatillas”, explica en un comunicado Carrie Dimoff, corredora de maratón y miembro del departamento de innovación de la marca.
Una vez que entendimos la placa y la espuma como un sistema, empezamos a plantearnos opciones para que este fuera todavía más eficaz. Ahí es cuando tuvimos la idea de añadir la cámara de aire (Air Nike) para almacenar y devolver todavía más energía al ‘runner’ y ofrecer así más amortiguación”
, concluye la deportista americana.

¿Dopaje tecnológico?
Precisamente, lo que se desconoce por completo de los nuevos modelos es qué tipo de eficiencia poseen. Las Vaporfly, siempre según fuentes de la empresa, aseguraban una economía de carrera del 4% -con un retorno de energía del 80%- por lo que las Alphafly prohibidas se presupone que ostentaban un porcentaje aún mayor. World Athletics sigue estudiando el caso. El nuevo híbrido debe andar en un punto medio entre sus antecesoras, pero no es seguro. Cabe recordar que estas zapatillas de Nike, bien protegidas por distintas patentes, no pueden ser copiadas por la competencia (Adidas, New Balance, etc), lo que supone toda una ventaja para los atletas de la firma. Algunos expertos entienden que este hecho desvirtúa la competición y consideran que, con ellas puestas, se practica el dopaje tecnológico.

De cualquier manera, se prevee que el propio Kipchoge y también el etíope Kenenisa Bekele, los dos mejores maratonistas de la historia, las lleven puestas en la Maratón de Londres del próximo 26 de abril. Ambos se han retado en esta cita para batir el récord mundial oficial que el primero registró en Berlín 2018 (2h01:39). Nike, que no para, ya trabaja en otros dos modelos -estos para pista- previstos para después de Tokio. Se trata de las Viperlfy para velocistas y las Zoom Victory para el mediofondo. Las primeras, ideal para carreras de 100 metros, incluirán una innovadora placa de fibra de carbono (aún en desarrollo) y la unidad de aire en la parte delantera. El objetivo, dotar de un plus de energía al atleta en cuestión. Habrá que ver el impacto real, pues su uso podría abrir registros hasta ahora imposibles en el atletismo.

Fuente: El confindencial